Alberto Fernández promoverá en el G20 un diálogo entre Rusia y Ucrania

El presidente argentino, Alberto Fernández, indicó en París que continuará sus contactos con otros líderes del G20 para intentar llevar a una mesa de diálogo a Rusia y Ucrania, proceso en el que pidió participar. «Quedamos con el presidente [francés Emmanuel] Macron en hablar con otros líderes del G20 para ver si podemos tener algún tipo de acciones ya más concretas en favor de constituir una mesa que recupere el diálogo y que empiece por el cese del fuego», indicó.

Fernández realizó estas declaraciones al término de un viaje oficial a Francia, donde se reunió con su homólogo francés y expuso su visión sobre la guerra en Ucrania en el marco del Foro de París sobre la Paz. En este evento, el inquilino de la Casa Rosada denunció la «indecencia» de la guerra, alertó del riesgo de ataques nucleares y apuntó que ese conflicto tiene graves consecuencias en todo el mundo y en particular en los países en desarrollo. El diálogo es «entre Ucrania y Rusia», pero la solución debe ser global y fuera de la lógica de bloques, destacó en la rueda de  prensa.

Entre las prioridades en la agenda de Argentina en la cumbre de Bali, hacia donde partirá mañana Fernández, está una reunión con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y la discusión sobre las consecuencias de la guerra de Ucrania para los países del Sur. El presidente argentino mantendrá también tendrá una reunión bilateral con el presidente chino, Xi Jinping.

Argentina ya participó en junio, junto a otros países emergentes como Sudáfrica, India e Indonesia, en una reunión del G7 en Alemania, donde se abordaron las consecuencias de la guerra en Ucrania. Este asunto estará también presente en la cumbre del G20 de potencias industrializadas y emergentes que se celebrará del 14 al 17 de noviembre en Bali, Indonesia.

Fernández se refirió también a la cita organizada en el marco del Foro de París por la Paz entre el presidente del Parlamento venezolano, Jorge Rodríguez, y el negociador de Juan Guaidó, Gerardo Blyde. Fue «un buen inicio para reiniciar las negociaciones» entre el gobierno y la oposición de Venezuela, afirmó hoy.