Bonos chilenos: cuando no todo es negativo

Chile enfrenta un desafiante 2023: se proyecta que el PIB caerá cerca de 1.3%, el único a la baja en América Latina, mientras que la economía mundial crecería alrededor de 2.7%. Diferentes factores han generado esto; sin embargo, no son aquellos los que analizaremos, sino más bien las implicancias de ello en nuestros ahorros/inversiones.

La economía es cíclica, lo que significa que desde principios de los tiempos ha transitado en etapas que se van repitiendo: (i) expansión, cuando se acelera el crecimiento; (ii) el máximo o peak de dicha expansión; (iii) desaceleración/recesión, período en el cual el ritmo del crecimiento va disminuyendo y puede llegar a ser negativo hasta llegar al (iv) piso o mínimo del ciclo.

Actualmente, luego de la recuperación post pandemia, impulsada por fuertes estímulos de los gobiernos para paliar los efectos del shock COVID, la economía mundial y de Chile se desaceleran (etapa iii). La recuperación trajo consigo el surgimiento de tasas de inflación que no se veían en el mundo hace muchas décadas; lo que está afectando en mayor o menor medida a los diferentes países.

En el caso de Chile, los estímulos económicos fueron de los mayores del mundo, además que se sumaron los retiros de las cuentas de capitalización individual de las AFPs y transferencias directas del gobierno a las personas (IFE). Esto sobre estimuló el gasto y el consumo, lo que se ha traducido en aumentos de precios de alrededor de 14% anual. En esta etapa del ciclo, las autoridades económicas deben hacer frente a la inflación, ya que es muy dañina, especialmente para las finanzas familiares, pues destruye el poder adquisitivo y genera pobreza.

Entre las políticas que utilizan las autoridades económicas para combatir la inflación, destaca la política monetaria, que está a cargo del Banco Central de Chile. De ahí que esta entidad comenzara a subir la Tasa de Política Monetaria o tasa de referencia desde mediados del año pasado. Esta tasa, como su nombre lo dice, es la guía para todas las del mercado, al ser la que aplica el banco central en sus operaciones con los bancos y el sistema financiero en general y así llega hasta las personas.

Las alzas en las tasas de interés implican un ajuste de cinturón para todos; sin embargo, hay “otra cara de la moneda”. Primero, que los depósitos a plazo y los bonos generan rendimientos mayores; por lo tanto, la inversión en renta fija se hace más atractiva. Segundo -y más atractivo aún- que, en el mediano plazo, en la próxima etapa del ciclo, cuando baje la tasa de interés, el valor de los bonos existentes subiría (se hacen más atractivos pues tienen tasas de interés mayores), lo que daría una ganancia extra a nuestra inversión.

Los Fondos Mutuos Coopeuch Compass Conservador y Coopeuch Compass Ahorro Mediano Plazo son una excelente alternativa para quienes busquen hacer eficientes sus ahorros, invirtiendo en renta fija chilena.