China suaviza su política Covid y acorta cuarentenas

China suavizó el viernes algunas de sus draconianas normas sobre el Covid, incluyendo la reducción de las cuarentenas en dos días para los contactos cercanos a personas infectadas y para los viajeros entrantes, y la eliminación de una sanción para las aerolíneas por traer demasiados casos.

La flexibilización de las normas, que se produjo un día después de que el nuevo Comité Permanente del Politburó de China debatiera sobre el Covid durante una reunión presidida por el presidente Xi Jinping, animó a los mercados, y el índice de referencia de Shanghái, el CSI 300, se disparó un 3% y el yuan amplió sus ganancias hasta alcanzar un máximo de un mes.

Según las nuevas normas, los tiempos de cuarentena centralizada para los contactos cercanos y los viajeros procedentes del extranjero se redujeron de siete a cinco días. Se mantiene el requisito de tres días más de aislamiento en casa tras la cuarentena centralizada.

China también dejará de intentar identificar a los contactos «secundarios» —una gran molestia para los residentes de las ciudades que se ven atrapados en los esfuerzos de rastreo de contactos cuando se encuentra un caso— mientras que seguirá identificando a los contactos cercanos.

«Optimizar y ajustar las medidas de prevención y control no es relajar la prevención y el control, ni mucho menos abrir completamente, sino adaptarse a la nueva situación de la prevención y el control de la epidemia y a las nuevas características de la mutación del Covid-19», dijo la Comisión Nacional de Salud (CNS).

Además, China está ajustando su categorización de las zonas de riesgo de Covid a simplemente «alto» y «bajo» riesgo, eliminando la categoría «media», en un esfuerzo por minimizar el número de personas sometidas a medidas de control.

La CNS también dijo que desarrollaría un plan para acelerar las vacunaciones, lo que, según los expertos, es ampliamente necesario antes de que el país pueda comenzar a reducir más completamente la política de ‘cero Covid’, que ha convertido a China en un caso atípico a nivel mundial y ha infligido importantes costes económicos.

La flexibilización de las normas se produce incluso cuando el número de casos se eleva a su nivel más alto en meses, con Pekín y la ciudad de Zhengzhou registrando cifras récord.

Las autoridades informaron de 10.535 nuevos casos de transmisión interna el jueves, una cifra baja en comparación con los estándares mundiales, pero el número más alto de China desde el 29 de abril, cuando el núcleo comercial de Shanghái luchaba contra su brote más grave bajo un estricto confinamiento.