Demócratas mantienen el control del Senado en EE.UU.

El Partido Demócrata ganó el control del Senado de Estados Unidos con 50 escaños, ante la inminente victoria de la legisladora Catherine Cortez Masto en el estado de Nevada, de acuerdo con las proyecciones divulgadas por los principales medios estadounidenses.

El partido del presidente Joe Biden se haría así con la mayoría del Senado, frente a los 49 que han obtenido hasta ahora los republicanos en estas elecciones de término medio.

Los demócratas retuvieron el control del Senado desafiando los pronósticos de una victoria republicana en ambas cámaras del Congreso y hacer más difícil de frustrar la agenda de Biden.

El destino de la Cámara de Representantes era aún incierto, ya que el Partido Republicano luchaba por reunir una escasa mayoría allí.

La victoria en Nevada refleja la sorprendente fuerza de los demócratas en todo Estados Unidos este año electoral.

Frustración republicana

Cortez Masto era considerada la miembro más vulnerable del Senado, pues buscaba la reelección en un estado con problemas económicos y los precios de la gasolina más altos del país, lo que aumentó la frustración de los republicanos que confiaban en que podría ser derrotada.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, celebró la noche del sábado tuiteando: » Es oficial: ¡Los demócratas mantendrán el control del Senado de los Estados Unidos!».

«¡Gracias, Nevada!», tuiteó de su lado la senadora Cortez Masto.

Por su parte, el presidente Biden celebró este domingo el resultado desde Phnom Penh, Camboya, donde asiste a una cumbre del ASEAN. «Me siento bien y con expectativa de cara a los próximos dos años», indicó, asegurando que tras ello va políticamente «más fuerte» a la reunión con su par chino, Xi Jinping de este próximo lunes.

Con los resultados de Nevada ya decididos, Georgia es el único estado donde ambos partidos siguen compitiendo por un escaño en el Senado.

El control demócrata del Senado garantiza un proceso más fluido para de Biden para los nombramientos de su gabinete y de los jueces, incluidas las posibles vacantes en el Tribunal Supremo. El partido también mantendrá el control de los comités y tendrá el poder de realizar investigaciones.