Despedida al legado inagotable de Ximena Cristi

“Algunas veces suelo hacerme la pregunta menudo formulada como ¿cuál es el papel del pintor?, cuál es su destino?, ¿cuáles son sus objetivos? Si bien el placer de pintar es más que suficiente para llenar la vida del pintor, a través de su paulatina madurez se hace muy claro que existe una razón de mayor peso, la cual ha permitido que la pintura persista en el tiempo, que exista hoy cuando la ciencia y la máquina fácilmente podrían desplazarla” 

 –Extracto de la memoria de Ximena Cristi optar al título de licenciado en Artes Plásticas con mención en pintura.  Universidad de Chile, 1978 

 Podría decirse que su pintura es intimista: objetos cotidianos, rincones de su casa o taller, los paisajes que habitó y respiró, escenas de la vida como tantas que guardamos en nuestra memoria. Sin embargo, Ximena me soltó con regocijo que nada de ello le resultaba calmo ni fácil, que la pintura es un esfuerzo racional y emocional a la vez y que se ocupa, precisamente, de develar lo oculto, incluso lo inusitado. “Y cuando todo parece que está bien ordenadito, todo estalla, viene el caos y recién ahí aparece la obra”, me dijo. 

Pero esta conciencia profunda sobre lo que “aparece”, que se devela a partir del trabajo del artista, de su método, de habitar el tiempo y la distancia, de retornar a lo que es necesario dejar, nos habla de que el mundo es un lugar complejo en el cual resuenan cuerpos de diverso cuño, que se interrelacionan inevitablemente -mesa, jarrón, sillón, ventana, mujer, niños, hombres, caballos, pasto, cielo…) y que lejos de responder al canon representacional -frente al cual se rebeló con pasión porque quería más-, la pintura de Ximena Cristi resulta en un mirar político.

Su obra no es una pintura intimista y no lo es porque Ximena Cristi fija la mirada del otro en aquello que le es revelado desde su propio habitar y el habitar siempre es político.  En un esfuerzo extraordinario un grupo de investigadoras mujeres fueron invitadas por esta Secretaría a dar cuerpo al primer catálogo razonado de su obra, un volumen rotundo y ambicioso, que respondió a la necesidad urgente de reinterpretar la historia del arte chileno a partir de la figura y obra de una imprescindible.

Descárgalo aquí