Dramaturgo Guillermo Calderón: «cuando se impuso la discusión de la nueva Constitución, quedó claro que la dictadura en realidad nunca terminó»

Una obra sobre el ex frentista Jorge Mateluna, hoy preso en la cárcel Colina 1, sube al escenario para discutir la injusticia de su condena, su vida en el encierro y su sueño de libertad, en la obra «Colina», a estrenarse este jueves en el centro cultural Matucana, gracias a la colaboración de la Fundación Teatro a Mil (FITAM), con funciones hasta el 7 de agosto.

Según la reseña oficial, se trata de «una puesta en escena, un trabajo en proceso, que continúa lo realizado por el grupo en la obra Mateluna y en la Campaña Mateluna Inocente. Usando entrevistas y grabaciones para conversar con Jorge, ‘Colina’ transforma el escenario en una visita en la cárcel para discutir la injusticia de su condena, su vida en encierro y su sueño de libertad».

Esta obra es la segunda parte de la obra «Mateluna», estrenada en 2017 y la tercera parte de la trilogía «Escuela-Mateluna-Colina».

Dramaturgo, guionista y director teatral (Santiago, 1971), Calderón es uno de los exponentes más internacionales del teatro chileno contemporáneo. En 2006 cofundó la compañía Teatro en el Blanco, para quienes escribió y dirigió Neva y Diciembre. Luego vinieron textos como Clase, Villa, Discurso, Escuela, Kuss, Beben, Mateluna y Dragón, entre otros. Dirigió Beben y Kuss en el Düsseldorfer Schauspielhaus; Goldrausch en el Theater Basel y Neva en el Public Theater de Nueva York. Sus creaciones se han presentado en más de 25 países. En cine, se ha desempeñado como guionista de las películas Violeta se fue a los cielos y Araña, de Andrés Wood, y El club, Neruda y Ema, de Pablo Larraín.

Una generación borrada

La trilogía es parte de un trabajo de investigación de Calderón que partió en ocasión de los 40 años del golpe militar, en 2013. Su foco era la generación cuyo ícono es el frentista Ricardo Palma Salamanca, «El Negro»: aquellos que se unieron tarde la lucha armada contra la dictadura y la continuaron después de 1990, en el entendimiento de que tras el retorno de la democracia, con el ex dictador Augusto Pinochet aún como comandante en jefe del Ejército y la vigencia de su Constitución, impuesta en un plebiscito fraudulento, la dictadura en realidad continuaba.

Para Calderón, esta generación ha sido «borrada», «ignorada», y merecía ser puesta en escena.

«En esa época estaba como muy impuesto el discurso público de que la democracia había llegado con el voto, qué se yo, había como una historia oficial, que era la historia concertacionista, de que la democracia se había ganado con el voto, etc, y de alguna forma eso borraba toda la lucha social y política que se había desarrollado tanto tiempo», comenta.

Fue justamente en ese trabajo investigativo sobre esa generación, que daría a luz la obra «Escuela», es que Calderón conoció a Jorge Mateluna. Mateluna había estado muchos años en prisión, desde 1992 a 2004, cuando resultó indultado por el gobierno de Ricardo Lagos tras una serie de huelgas de hambre y otras movilizaciones.

«Para esa investigación nosotros llamamos a un colaborador que se transformó en nuestro amigo que fue Jorge Mateluna. Él ya llevaba varios años libre, había construido su familia, tenía trabajo, y él asistió a algunos ensayos nuestros justamente para contarnos su experiencia en ese trabajo político y político militar que él había desarrollado y que lo había llevado a la cárcel. Y ese testimonio nos sirvió mucho para la obra ‘Escuela’».

Obra «Escuela»

Detenido

Sin embargo, a los pocos meses del estreno de «Escuela», en junio de 2013, Mateluna cae nuevamente detenido. Se dirigía a la Municipalidad de Pudahuel para hacer un trámite y Carabineros lo arrestó en un control de identidad, luego que en la comuna ocurriera un asalto bancario.

«Esto era gravísimo porque él como era un indultado tenía como ciertas condiciones de que si él cometía algún tipo de delito, se arriesgaba a penas muy altas. Entonces inmediatamente nosotros nos preocupamos mucho, nos decidimos a investigar, acercarnos a él obviamente, ir a visitarlo a la cárcel y nos dimos cuenta inmediatamente, por su testimonio y por la investigación que nosotros pudimos hacer dentro del proceso judicial, que él era totalmente inocente», explica Calderón.

«Carabineros lo detiene y como ve que es un ex preso, del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, básicamente lo declaran sospechoso y rápidamente lo culpan con pruebas que aparecen después mágicamente a partir de testimonios de carabineros. Entonces él queda preso».

Obra «Mateluna»

Segunda obra

A partir de este hecho, Calderón y su grupo se embarcó en una lucha por liberar a su colaborador. Y lo hicieron con lo que fue la segunda obra de la trilogía, llamada «Mateluna».

«La obra es para liberarlo. En esa obra que nosotros exponemos el proceso judicial errático y fraudulento que hicieron para encarcelarlo».

Cuenta que la obra tuvo gran impacto y logró que la presidenta Michelle Bachelet decidiera indultarlo al final de su segundo gobierno, junto con el decreto del cierre de Punta Peuco. Sin embargo, el entonces ministro de Justicia, Jaime Campos, se negó a firmar ambos decretos, en el último día de gobierno.

«Dijo que él no podía firmar algo así tan rápido, algo así. No sé cuáles exactamente son sus argumentos, pero nosotros pensamos que son argumentos deshonestos. Y desafía a la autoridad de la presidenta por supuesto, porque un decreto así de indulto se firma, porque es la autoridad de la presidenta, pero él la desafía por ejercer su autoridad o por simplemente que tenía intereses políticos privados o simplemente tenía otros proyectos políticos personales que podrían perjudicarse si él se hacía parte de ese indulto», analiza Calderón.

«Después viene un proceso judicial fallido en donde carabineros sostiene su mentira de que Jorge Mateluna estuvo en este asalto, y luego Jorge Mateluna fue trasladado hace algunos años desde la Cárcel de Alta Seguridad a la cárcel de Colina, y por eso también el nombre de la obra, porque Jorge Mateluna sigue en Colina».

Jorge Mateluna.

El dramaturgo insiste en que «lo que nosotros queremos hacer es insistir en la liberación de Jorge Mateluna, porque nosotros tenemos como una obligación ética de seguir intentando que se libere a nuestros colaborador y amigo, por todos los métodos que nos corresponden que, bueno, principalmente es el teatro, también integrarnos a la campaña por su liberación».

Para Calderón lo clave es que tras el estallido las condiciones han cambiado. Principalmente esto se debe a que los testimonios de Carabineros, que son ministros de fe en un proceso judicial, han perdido validez, como lo demostraron antes casos como la «Operación Huracán» y después aquellos usados para incriminar a los presos del Estallido.

«Ahora existe una visión distinta con respecto a lo que son los testimonios de carabineros. (Durante el juicio) nos nos costaba decir que no eran confiables. Pero después del estallido social, viendo que es una institución con muchos problemas y que muchas veces se comporta más bien al servicio de sus propios intereses que al servicio público, y además con el numeroso caso de jóvenes que están presos en este momento con testimonios falsos de carabineros derechamente, en donde, qué se yo, a un joven que lo detuvieron en la calle protestando, qué se yo, tiró una piedra y lo detuvieron, pero después llega a la cárcel y se encuentra con que hay 20 cargos de abusos de carabinero en su contra, eso es exactamente el nuevo contexto que nos permite volver a visitar esta obra», expresa.

Tercera obra

La tercera obra, que se estrena este jueves, se genera a partir de un diálogo con Mateluna. El equipo de Calderón le hizo una entrevista cuando él estaba preso en la cárcel de Alta Seguridad, junto con  documentalistas de la productora inglesa Alexandliane. Curiosamente, se perdió parte importante del sonido de la entrevista. Calderón tiene unos 25 minutos y el resto no está, sólo su imagen hablando.

«Entonces desde ahí, desde esa falla, surgió la idea de hacer una obra de teatro donde nosotros pudiéramos llenar con nuestra voz lo que él no pudo decir en esa entrevista, ¿ya? Entonces la operación es la siguiente: él nos llama por teléfono desde el teléfono del penal y nos dice cosas, nos habla, y nosotros las grabamos, y después esos textos los doblamos en su cara. Entonces él nos puede dar su testimonio actualizado, lo que piensa hoy, y también nosotros le podemos pedir que él diga cosas de nuestra autoría», relata.

Para Calderón, el principal desafío fue trabajar con una persona que está viva, «presa y ansiosa por lograr su libertad». Y en segundo lugar, es lograr conectar su problema, su situación, con lo que ha pasado después del estallido social.

Varios actores, como Héctor Noguera, Premio Nacional de las Artes, protagonizaron una serie de videos explicando las claves de la inocencia del caso Mateluna. También participaron Ana Reeves y Mario Horton.

«Porque el estallido social es como que replantea todo, es como que resetea al país de alguna forma. Entonces nosotros tenemos que ser capaces de conectar la generación de Jorge Mateluna, que es una generación hasta cierto punto desaparecida, con esta nueva generación que ahora ocupa un espacio político y también ocupa un lugar de víctima, en el sentido que son la gente que estuvo en la calle, que perdió los ojos y que también perdió su vida. Entonces ese desafío de hacer que esta historia entre comillas antigua, se conecte con lo que está pasando hoy,  ha sido el principal problema que es un problema político y también estético».

A juicio de Calderón, a partir del estallido hay una visión diferente de lo que fue la transición y de lo que fueron por ejemplo estos grupos. Antes la idea de que la dictadura nunca había terminado era una idea marginal, como que se impuso la visión, entre comillas, de que terminó la dictadura y empezó la democracia, y no había mucha crítica a eso.

«Pero, ahora cuando se impuso la discusión de la nueva Constitución cada vez quedó todo más claro, sobre todo para las nuevas generaciones, que la dictadura en realidad nunca terminó, que siguió en pie el sistema político de la Constitución, que siguió en pie el mismo sistema neoliberal impuesto por la dictadura, que el sistema fue incapaz de cambiar en términos reales durante tantos años», dice.

En ese sentido, ahora, a su juicio, es mucho más fácil hacer esta conexión para las generaciones jóvenes de identificarse con esa generación, que estuvo en lo correcto al criticar que tras 1990 Pinochet siguiera como comandante en jefe, con la Constitución del 80 que no se reformaba, y con el sistema económico que seguía igual.

«Tenía mucho más lógica esa lucha, tenía mucho más coherencia, y ya no era como una especie de esfuerzo totalmente quijotesco de gente que se rehusaba a deponer su lucha, digamos», grafica.

– Finalmente, ¿tu crees que se podrá resolver el problema de Mateluna? ¿Él podrá salir en libertad? ¿Tienen alguna esperanza con el nuevo gobierno? 

– Sí, sí, por supuesto. Tenemos la experiencia de haber conocido a Gabriel Boric en las comisiones de cuando tuvimos audiencia en el Congreso, y él tenía un compromiso especial con esto y nos parece que el compromiso por liberar a los presos del estallido es real y creemos que Jorge y su caso se enganchan totalmente dentro de ese proceso. Entonces hay mucha confianza de que existe una gran voluntad de resolver el tema general de los presos políticos en Chile y eso incluye a Mateluna. Así que tenemos esperanza y creemos que hacer esta obra mantiene el tema vivo, más gente se interesa y sobre todo más gente que se integró al proceso del estallido social sin entender tanto la historia de la prisión política en Chile, y se puede hacer una conexión importante ahí.

Ficha artística

Director y Dramaturgo: Guillermo Calderón | Asistente de Dirección y Jefa Técnica: Ximena Sánchez | Elenco: María Paz González, Camila González, Francisca Lewin, Andrea Giadach, Carlos Ugarte, Luis Cerda | Diseñadora Integral: Manuela Mege | Productora: Scarlett Carrasco.