El 99 % de las tortugas marinas nacen hembras por culpa del cambio climático según expertos

Las tortugas marinas de Florida se enfrentan a un desequilibrio de género agravado por el cambio climático. Las recientes olas de calor han hecho que la arena de algunas playas se caliente tanto que casi todas las tortugas nacidas eran hembras.

«Lo más aterrador es que los últimos cuatro veranos en Florida han sido los más calurosos de los que se tiene constancia», afirma Bette Zirkelbach, directora del Hospital de Tortugas de Marathon, una ciudad de los Cayos de Florida, una cadena de islas tropicales que se extiende desde el extremo sur del estado.

«Los científicos que estudian las crías y los huevos de las tortugas marinas no han encontrado ningún macho, así que solo hay tortugas marinas hembras en los últimos cuatro años», dijo Zirkelbach, cuyo centro de tortugas funciona desde 1986.

Dado que el clima afecta al futuro de las tortugas y que la enfermedad está tan extendida, Zirkelbach ve la necesidad de salvar a todas las tortugas que pueda y de abrir más centros de rehabilitación.

Temperatura de la arena determina el sexo de las crías

Cuando una tortuga hembra cava un nido en una playa, la temperatura de la arena determina el sexo de las crías. Zirkelbach dijo que un estudio australiano mostró estadísticas similares: «el 99 % de las nuevas crías de tortuga marina son hembras».

En lugar de determinar el sexo durante la fecundación, el sexo de las tortugas marinas y de los caimanes depende de la temperatura de los huevos en desarrollo, según la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA).

Si los huevos de una tortuga se incuban por debajo de los 27,7 grados Celsius, las crías de tortuga serán machos, mientras que, si se incuban por encima de los 31 °C, serán hembras, según el sitio web del Servicio Nacional de Océanos de la NOAA.

«Con el paso de los años, se va a producir un fuerte descenso de la población porque no tenemos diversidad genética», afirma Melissa Rosales Rodríguez, cuidadora de tortugas marinas en el recién inaugurado hospital de tortugas del zoo de Miami. «No tenemos la proporción de machos y hembras necesaria para poder tener sesiones de cría con éxito».

Una tortuga boba nada en el Hospital de Tortugas.

Lucha contra tumores en tortugas

Los dos hospitales de tortugas también están luchando contra los tumores en tortugas conocidos como fibropapilomatosis, también conocidos como FP. Estos tumores son contagiosos para otras tortugas y pueden causar la muerte si no se tratan.

Dado que el clima afecta al futuro de las tortugas y que la enfermedad está tan extendida, Zirkelbach ve la necesidad de salvar a todas las tortugas que pueda y de abrir más centros de rehabilitación.

«El Hospital de Tortugas fue el primero. Pero, por desgracia y afortunadamente, hay necesidad en toda Florida».