Embajador Niu Qingbao reitera que China no renuncia al uso de la fuerza armada en Taiwán: «Nos reservamos la opción de adoptar todas las medidas necesarias»

El embajador de China en Chile, Niu Qingbao, presentó el resultado del XX Congreso Nacional del Partido Comunista de su país (PCCh), dándole especial énfasis a la «modernización socialista» que tiene por objetivo el presidente chino, Xi Jinping, con el partido. Además, se refirió al conflicto con Taiwán, las relaciones con Chile, además de la guerra de Rusia y Ucrania, entre otros temas.

«El país en desarrollo más poblado y grande del mundo, ha emprendido una nueva expedición de construcción integral de un país socialista moderno y que tendrá una influencia positiva en el mundo con la actual situación internacional llena de inestabilidad e incertidumbre», comenzó el embajador.

También te puede interesar:

Fue en el Congreso celebrado en Pekín, desde el 16 al 22 de octubre pasado, que se trataron los pasos a seguir para el siguiente decenio y donde el mandatario Xi Jinping confirmó su tercer periodo en el poder, el que lo posiciona como secretario general del gobernante Partido Comunista, ratificándolo como el líder más poderoso de China, a excepción de Mao Zedong. Esto, porque si bien el PCCh no contempla un límite de mandato, ningún líder además de Mao ha cumplido con un tercer periodo.

Respecto a la prolongación del liderazgo de Xi por cinco años más y consultado por El Mostrador sobre la probabilidad de que el Congreso lo nombre presidente del partido, cargo que solo Mao ha tenido, el embajador se refirió a los mecanismos y reglas para la elección, donde fue claro en destacar que los logros que ha tenido en los últimos años China han sido por un trabajo en conjunto entre el Comité Central del partido y Xi Jinping.

«El camarada Xi Jinping cuenta con el apoyo de todo el partido y de todo el pueblo, y mirando al futuro creemos que en la construcción integral de un país socialista moderno, para lograr el objetivo, es imprescindible el firme liderazgo del Comité Central del partido con el compañero Xi como su núcleo», señaló el diplomático.

Al ser consultado por este medio sobre si las advertencias del líder chino respecto a Taiwán pueden considerarse un endurecimiento de su política exterior, Qingbao fue enfático en descartar que se trate de «un tema diplomático». «Es un asunto interno de China. Cuándo y cómo solucionamos este asunto (…), es un asunto interno de nuestro país y no permite la interferencia exterior», enfatizó el embajador.

En ese sentido, Niu Qingbao, en estrecha sintonía con lo señalado por Xi en el Congreso Nacional del Partido Comunista , señaló que China no renunciará al uso de la fuerza armada. «Nos reservamos la opción de adoptar todas las medidas necesarias, lo cual no va dirigido de ninguna manera contra los numerosos compatriotas taiwaneses, sino contra la intromisión de fuerzas externas, así como a la ínfima minoría de adeptos a la independencia de Taiwán».

En el caso específico de Chile, el embajador Qingbao señaló que el Congreso abría nuevas oportunidades respecto a la cooperación financiera, como inversiones, aumento del valor agregado de productos chilenos y un sistema económico abierto entre ambos países.

Asimismo, mencionó una «cooperación ecológica» en aspectos como el cambio climático y la contaminación ambiental, con una disminución sostenible en emisiones de carbono, «insertando fuerza motriz para las operaciones chinas y chilenas».

«Creo que China y Chile tenemos intereses amplios y comunes, y demandas similares en las agendas internacionales. Así que los dos países podemos incrementar la coordinación y cooperación en las plataformas multilaterales como las Naciones Unidas y el APEC. Podemos poner en práctica el verdadero multilateralismo», recalcó el diplomático.

Respecto al contexto internacional con la guerra entre Rusia y Ucrania, Qingbao indicó que «una nueva Guerra Fría consiste en la mayor amenaza para el orden internacional y un mundo dividido no está en el interés de nadie».

Por último, sobre la razón de las crisis económicas mundiales, el diplomático se refirió a que «actualmente las turbulencias geopolíticas se entrelazan con la pandemia de Covid-19 y la economía global enfrenta una situación muy dura, por lo que el bienestar de los pueblos se ve afectado gravemente».

«Lamentablemente unos pocos países occidentales, partiendo de su propio interés, se sacuden la culpa y realizan manipulaciones políticas en la pandemia perjudicando a la solidaridad en la lucha internacional epidémica, y desde el inicio de la crisis en Ucrania, han impuesto sanciones unilaterales que han saboteado el entorno económico internacional (…), fuerzan con medidas económicas a los países a elegir entre Estados Unidos y China, crean deliberadamente desconexión económica y bloqueo técnico, junto con el corte de cadenas de producción», enfatizó Qingbao.

Y, en tal sentido, agregó que la recuperación económica global requiere de esfuerzos conjuntos de la comunidad internacional frente a los «diferentes factores de inestabilidad e incertidumbre».