Fenamip cuestiona proceso de designación de nuevo fiscal nacional y asegura que «ninguno de los candidatos tiene un genuino interés en que cambien las cosas»

En medio de la carrera para quedarse con el cargo de fiscal nacional, la Federación Nacional de Funcionarios del Ministerio Público (Fenamip) manifestó su «preocupación» por cómo se ha llevado el proceso de designación del futuro reemplazante de Jorge Abbott.

El gremio manifestó que «un proceso de designación poco transparente inevitablemente debilitará el desempeño de un fiscal que nuevamente no contará con el respaldo en la interna como en la externa para ejecutar de manera eficiente su rol como la máxima autoridad de una de las instituciones vitales para dar frente a la actual crisis de seguridad que vive el país».

Te puede interesar también:

Asimismo, abordan que para los y las funcionarias del Ministerio Público «será muy complejo que cualquiera de los cuatro candidatos que siguen en carrera logren desvirtuar las acusaciones que pesan sobre ellos, lo que a juicio de los dirigentes sindicales lamentablemente tendrá un impacto negativo para una institución fuertemente golpeada por la crisis de confianza por parte de la ciudadanía».

Por otro lado, la federación sostiene que es preocupante que «ninguno de los candidatos haya creído relevante plantearse de cara a la ciudadanía discutiendo en el mundo de las ideas sus proyectos para el Ministerio Público». En concreto, critican que «no asistieron a foros convocados por la Anef y por la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile».

El presidente de la Federación Nacional del Ministerio Público, Manuel Muñoz, esto se debe a que «ninguno de los candidatos tiene un genuino interés en que cambien las cosas al interior del servicio, la displicencia con la que han actuado nos genera profunda decepción, ya que nos hace pensar que están en lo cierto los que creen que estos cargos están destinados a instalar a quienes sean coyunturalmente convenientes para las elites políticas, económicas y que por lo tanto en nada buscan responder a las demandas de la ciudadanía y menos de su interna».

«Es más, tenemos una justificada preocupación a que nuevamente pasemos ocho años sin que se avance en el fortalecimiento de la carrera funcionaria, la regulación de las altas cargas laborales producto de las deficiencias en la dotación de funcionarios y fiscales y el consecuente mal clima laboral interno al interior del servicio», cerró.