Gemines y caída de remuneraciones reales: «Muestra claramente la evolución de un deterioro que no ha finalizado»

La consultora Gemines emitió un informe en que repasa el panorama económico a nivel nacional. En él, abordaron la situación de las remuneraciones reales e indicaron que su constante caída «muestra claramente la evolución de un deterioro que no ha finalizado».

«Las remuneraciones reales han caído consecutivamente en los últimos cuatro meses y en siete de los últimos diez», señaló Gemines en su reporte.

«Respecto del nivel máximo de marzo de 2021 han bajado 2,7% y acumulan ocho meses consecutivos de reducción en 12 meses, al tiempo que el promedio móvil de 12 meses de las remuneraciones reales bajó, en mayo, por primera vez desde febrero de 2009», añadió la consultora.

En el reporte apuntaron que las cifras «muestran claramente la evolución de un deterioro que no ha finalizado y que, probablemente, se traducirá en una contracción anual de alrededor de 2% en la remuneraciones reales en 2022, algo que no sucedía desde 2008 y que será la mayor baja en el poder adquisitivo de los salarios desde 1985».

«Si se considera que la situación del mercado del trabajo ha continuado mejorando, con la ocupación creciendo y una tasa de desocupación estable, es claro que la explicación del deterioro en las remuneraciones reales se explica por la aceleración brutal en la inflación», complementaron.

«Ahora bien, dado que se espera que la inflación se siga acelerando y se mantenga elevada hasta comienzos de 2023, es poco probable que la evolución de las remuneraciones cambie antes del segundo trimestre del próximo año», explicaron.

Por otro lado, apuntaron que «el empleo ha continuado recuperándose, pero con un énfasis mayor en el empleo informal, lo que indica que el mercado del trabajo está comenzando a debilitarse. No obstante lo anterior, la tasa de desempleo desestacionalizada se ha mantenido virtualmente constante desde fines de del año pasado en torno a 7,6%», comentaron.

«Con todo, el nivel de empleo, ajustado por estacionalidad, se mantiene por debajo del máximo previo a la pandemia, faltando unos 100 mil empleos para su recuperación total, sin considerar el efecto de crecimiento en la fuerza de trabajo de tendencia en estos dos años», señalaron desde la consultora.