Julio Rojas, director del podcast ‘Caso 63’: «La ciencia ficción es el nuevo realismo»

El guionista y odontólogo Julio Rojas es el creador de Caso 63, uno de los podcast más escuchados en América Latina. La audioserie, producida por Emisor Podcasting, cuenta la historia de un viajero que viene del futuro y que conversa con una psiquiatra en el año 2022.

«Todos queremos escuchar qué nos dice alguien que viene del futuro, porque esa es la gran pregunta pospandemia: ¿Qué va a pasar?», expresa Rojas respecto al éxito de Caso 63.

El podcast ha sido reconocido por el New York Times como una de mejores audioficciones del 2020 y resultó ganador del premio ONDAS al mejor podcast de ficción del 2022. Además, la historia ha sido adaptada en India, Brasil y Estados Unidos, donde será protagonizada por Julianne Moore y Oscar Isaac.

«Es una obra que parece local, pero puede funcionar y ha funcionado en otras regiones y culturas porque toca un tema que nos cruza a todos: la incertidumbre del futuro. Eso es universal, el fin del mundo lo es, el futuro lo es, y porque el tiempo y el amor también, y nada de eso se circunscribe a Latinoamérica», comenta Rojas.

El director de Caso 63 es escritor y uno de los guionistas más premiados en Chile. Ha escrito más de una docena de largometrajes y entre sus obras destacan Sábado, Mi Mejor enemigo, En la cama, La Memoria del Agua y La vida de los peces, que ganó el Goya 2011 a la Mejor Película Iberoamericana.

Ciencia ficción made in América Latina

Hace algunas semanas se estrenó la tercera y última temporada de la audioserie protagonizada por Néstor Cantillana y Antonia Zegers, la propuesta de ciencia ficción ha sorprendido a las audiencias por su intriga y las alusiones al futuro, de modo que Rojas se ha ido transformando en una de las voces más interesantes en América Latina sobre este género. Es más, el próximo 12 de noviembre estará en Puerto de Ideas presentando la charla «Escuchar y leer la distopía».

El guionista adelantó a El Mostrador que su exposición en el festival que se realiza en Valparaíso será «una mirada y un recorrido sobre el futuro y sus miedos».

«Ese es el combustible de la ciencia ficción y el proceso creativo, siempre desde una mirada latinoamericana. Contar historias desde la ciencia ficción sobre los problemas emergentes de ahora, como la IA, el metaverso, la reflexión sobre el futuro, las amenazas, la posibilidad de una generación entre pandemias, y sobre lo vulnerables de los tiempos que corren, es un ejercicio interesante para comprender las claves contra la incertidumbre. Y hablar un poco sobre Caso 63 y mis obras, que intentan poner en tensión el concepto de realidad y credibilidad», agregó.

La visión de Julio Rojas es interesante, porque la ciencia ficción que se consume proviene mayoritariamente de Estados Unidos, sin embargo, es posible tener narrativas de género que ocurran en escenarios locales. De hecho, el creador de Caso 63 encontró en el formato podcast una manera más barata de producir un relato de género en comparación con el cine.

«Una parte del mundo, el anglosajón, se apoderó del género porque estaba relacionado a efectos especiales y nosotros no lo teníamos, o tecnología que solo ellos tenían, pero eso es solo circunstancial. Pero en una audioserie uno tiene el mismo presupuesto que (James) Cameron o Ridley Scott. El mismo presupuesto porque es solo sonido. Entonces, la ciencia ficción se vuelve posible desde cualquier lugar, porque siempre tuvo que haber sido así, ya que los grandes problemas filosóficos que aborda, la búsqueda de sentido, el problema de la conciencia, biológica y artificial, el tiempo, la tensión entre tecnología y humanismo, la estructura de la realidad, la evolución y la extinción, nos cruzan por igual a todos, sin importar desde dónde se cuenta. Considerar que el futuro es problema de todos, es la gran buena noticia que subraya la ciencia ficción y es el gran tema de Caso 63″, recalca Rojas.

En ese sentido, expresa que Caso 63 siempre lo imaginó como una cinta para generar intimidad y con un «poco de voyerismo auditivo», por lo que la audioserie era el formato perfecto para contar la historia.

«Hay una ventaja casi biológica en la relación del sonido con la verdad y la intimidad. Creemos lo que escuchamos. La frase ‘ver para creer’ no funciona hoy: todo lo que vemos está en una pantalla. Es ‘escuchar para creer’, aunque se diga que es falso, como sucedió a (Orson) Wells y la recreación de La guerra de los mundos con la compañía Mercury. Se les advirtió a los auditores que era mentira e igual 1,2 millones de americanos huyeron después de escuchar que venía una invasión extraterrestre», sostiene.

Realismo y distopía

La ciencia ficción y la distopía se vuelven interesantes en la actualidad porque, finalmente, son una reflexión sobre el presente y lo que este representa para el futuro. En ese sentido, el guionista afirma que «vivimos en una distopía con todas sus reglas y el realismo no da ninguna clave».

«Todos estamos pendientes de pequeñas pantallas negras desde que despertamos hasta que nos dormimos, en la habitación hay una IA que nos escucha, un robot de Tesla cuida ancianos, hay una reunión en un metaverso, todos esos conceptos, pospandémicos, vacunas con ARN, variantes, ganancia de función… son de la ciencia ficción. Vivimos en el futuro y el futuro solo lo puede explicar la ciencia ficción», subraya.

«La ciencia ficción es el nuevo realismo. Películas y obras de antes, clásicos, ahora cobran real sentido. Nunca Terminator y Skynet, Blade Runner, Un mundo feliz2001 habían sido más claves para comprender el estado de las cosas», concluye.