Justicia condena a excapitán de Carabineros por secuestro de joven obrero en dictadura

La ministra en visita extraordinaria para causas de derechos humanos, Marianela Cifuentes, de la Corte de Apelaciones de San Miguel, dictó sentencia de primera instancia y condenó al excapitán de Carabineros Hugo Jesús Medina Leiva, de la Comisaría de San Bernardo, por el secuestro calificado del obrero Víctor Eduardo Valdivia Vásquez (18), ocurrido a contar del 22 de octubre de 1973.

La magistrada condenó a Medina Leiva a la pena de seis años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, como autor del secuestro calificado, en su grado consumado, de Valdivia, quien a la fecha figura como detenido desaparecido.

De acuerdo a la sentencia, Medina deberá cumplir condena efectiva, para lo cual se le sumará el tiempo que estuvo privado de libertad, desde el 6 al 15 de diciembre de 2016.

La investigación sustanciada por la ministra Cifuentes logró comprobar que la víctima fue detenida el 21 de octubre de 1973, junto a dos de sus hermanos, Segundo Fernando y Miguel Ángel, después de un operativo realizado por soldados del Regimiento de Infantería de San Bernardo en la población Cuatro Estrellas de La Cisterna.

En el lugar, los detenidos fueron torturados y conducidos al basural Bajos de San Agustín, donde se les obligó a correr mientras los uniformados les disparaban. Víctor Eduardo quedó herido y pudo ocultarse y poco después huir, mientras que sus dos hermanos fallecieron en el lugar a consecuencias de los impactos de bala.

Después de conseguir ayuda, Víctor Eduardo llegó al Hospital Parroquial de San Bernardo, donde fue operado el 22 de octubre. Ese mismo día, Carabineros de la dotación de San Bernardo lo detuvieron y lo sacaron del Hospital. Desde esa fecha Víctor Eduardo permanece como detenido desaparecido.

Para la abogada querellante, Carolina Vega, del Estudio Jurídico Caucoto Abogados este fallo es «tremendamente significativo», añadiendo que ordena «la reparación de los familiares que le sobreviven, esto es, su madre y sus hermanos”.

“El único aspecto que me parece necesario enmendar, es la determinación de la sanción penal, puesto que considero que la pena privativa de libertad impuesta al condenado debe ser aumentada, atendida la gravedad de los hechos fijados por el tribunal, los que además de constituir un secuestro calificado para el derecho interno, constituyen un crimen de lesa humanidad”, añadió.

“La pena debe ser proporcional a la gravedad de los hechos, como lo mandata el derecho internacional y, en ese sentido, velaremos por el incremento de la sanción punitiva, empleando los recursos que nos franquea la ley”, complementó.