Netanyahu dice que está a punto de lograr una «gran victoria» en las elecciones de Israel

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se preparaba a regresar al poder el miércoles, afirmando un «enorme voto de confianza» de los votantes y declarando que su bando derechista estaba a punto de lograr una rotunda victoria electoral.

Con aproximadamente el 70% de los votos escrutados, el partido conservador Likud de Netanyahu y sus probables aliados religiosos y de extrema derecha iban camino de controlar la mayoría en el parlamento tras las quintas elecciones de Israel en menos de cuatro años.

«Estamos a punto de conseguir una gran victoria», dijo un sonriente Netanyahu a sus seguidores en la sede electoral de su partido, el Likud, con la voz ronca tras semanas de campaña.

La alianza de Netanyahu con el candidato de extrema derecha Itamar Ben-Gvir, cuyo bloque de sionismo religioso va camino de convertirse en el tercer partido más grande, ha alarmado a los palestinos y ha suscitado la preocupación de algunos aliados, incluido Estados Unidos.

Pero Netanyahu, cuya posición parecía haberse reforzado después de que los primeros sondeos a pie de urna le dieran una mayoría muy ajustada, prometió formar un «Gobierno estable y nacional», mientras la multitud le interrumpía cantando «Bibi, rey de Israel», un cántico de apoyo al candidato.

El ex primer ministro, que en 2020 forjó lazos diplomáticos formales con Emiratos Árabes Unidos y Baréin, dijo que un Gobierno bajo su liderazgo actuaría con responsabilidad, evitaría «aventuras innecesarias» y «ampliaría el círculo de la paz».

Aunque el panorama podría cambiar a medida que se vaya realizando el recuento de votos, el recuento parcial mostraba a Netanyahu, que está siendo juzgado por cargos de corrupción que él niega, liderando un bloque de cuatro partidos que se hacía con 67 de los 120 escaños de la Knesset.

Después de una campaña dominada por las preocupaciones sobre la seguridad y el coste de la vida, el apoyo a la coalición gobernante del primer ministro Yair Lapid parece haberse desplomado, aunque Lapid no concedió la victoria y dijo que esperaría hasta el recuento final.

A menos de 18 meses de su mandato, Netanyahu también dijo que esperaría a los resultados oficiales.