OCDE posiciona a Chile como el segundo país donde más creció la presión fiscal en 2021

Chile fue el segundo país de la OCDE donde el peso de los impuestos en relación a la riqueza subió más en 2021.

En su informe anual sobre los ingresos fiscales, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) situó a Chile como el segundo país con más incremento de la presión fiscal; en concreto, 2,8 puntos más que el año anterior, hasta el 22,2 % del producto interior bruto (PIB).

Solo Noruega experimentó un alza superior a la chilena, de 3,4 puntos porcentuales (impulsada, en este caso, por el aumento de los ingresos por extracción de petróleo, hasta sumar el 44,2 %).

La mayoría de estados latinoamericanos del bloque también experimentaron aumentos de la presión fiscal, si bien en menor medida.

En Costa Rica la subida fue del 1,5 puntos porcentuales, hasta situarse en el 24,2 % y en Colombia del 0,7, hasta un 19,5 %.

México, sin embargo, se situó en 2021 entre los miembros de la OCDE en los que la recaudación impositiva más decreció frente al PIB.

En concreto, pasó del 17,8 % de 2020 al 16,7 %, una caída solo superada por el descenso registrado en Hungría (del 36,1 % al 34 %).

México, junto con España, había liderado las subidas de la presión fiscal en 2020, pero continúa como el estado de la OCDE donde la presión fiscal global es menor en relación al PIB, seguido de Colombia (19,5 %), ambos muy por debajo de la media del bloque (34,1 %).

APOYAR LA RECUPERACIÓN POSCOVID, PRIORIDAD FISCAL EN 2021

En la gran mayoría de los países, 24 de los 36 de la OCDE para los que hay datos de 2021 (de un total de 38 en la organización), la carga fiscal subió a medida que los países se recuperaban del choque económico inducido por la pandemia del Covid-19.

Así, la media de la OCDE progresó seis décimas en 2021, hasta situarse en el 34,1 %.

En términos nominales, la carga fiscal de 2021 creció un 12,8 % respecto a 2020, mientras que el PIB de la OCDE mejoró en un 10,5 %.

La prioridad de los miembros en política fiscal fue apoyar la recuperación económica, estimulando el crecimiento y la inversión, especialmente en materia de «economía verde».

El informe atribuye el aumento de la recaudación fiscal, sobre todo, al «rebote» en los ingresos por el IVA y los impuestos a las sociedades (aumentaron 0,5 y 0,4 puntos porcentuales respectivamente), tras la crisis de la covid-19.

El informe también apunta que en 2020, el último año para el que hay datos desglosados para todos los países, las cotizaciones sociales representaron la principal fuente de ingresos fiscales de la OCDE (un 26,6 %), seguidas de cerca por el impuesto sobre la renta (24,1 %) y el IVA (20,2 %).

El resto de las tasas al consumo supusieron un 11,9 %, el impuesto de sociedades un 9 % y los impuestos a la propiedad un 5,7 %.