Pese a victoria, por segundo Mundial consecutivo, Alemania no estará en los octavos de final

Por segundo Mundial consecutivo, Alemania no estará en los octavos de final al no haber obtenido la goleada que necesitaba frente a una Costa Rica que durante buena parte del duelo creyó en sus opciones, pero que también encadena dos ediciones sin superar la fase de grupos.

Fueron apenas tres minutos de ilusión y desconcierto en los que las cuentas primaron sobre el fútbol, que alimentaron la fe de Costa Rica y crearon el pánico en la tetracampeona, un miedo que acabó por hacerse realidad con la derrota de España ante Japón.

Necesitaban los germanos emular a España, que en su estreno goleó a Costa Rica (7-0) y doblegar así la diferencia de goles, que era el factor de desempate. Pero estuvo lejos del objetivo y quedó condenada por la victoria nipona.

Nunca antes Alemania había encadenado dos fracasos de esta talla en Mundiales, un naufragio que nació en la derrota inicial contra Japón, que no supieron enderezar frente a España. Y ya fue tarde contra Costa Rica.

Los «ticos» exprimieron al máximo sus opciones, pero les faltó más calidad y capacidad de controlar a unos germanos que en un último golpe de orgullo maquillaron un marcador que no les valía.

Saltó Alemania a finiquitar el duelo ante una mansa Costa Rica y el partido parecía que iba a ser un alud germano sobre la meta de Keylor Navas, que veía como su flanco derecho apenas podía contener las internadas de Jamal Musiala, Serge Gnabry y David Raum.

Keysher Fuller y Joel Campbell estaban desarbolados desde el minuto 2, cuando Keylor tuvo que sacar un balón de Musiala a córner y cinco más tarde sirvió a Leon Goretzka quien disparó demasiado flojo.

Thomas Muller, que llegó al duelo sin haber conseguido un tiro a puerta en todo el Mundial, tras los 10 goles que marcó en ediciones anteriores, también lo intentó a pase de Joshua Kimmich, pero el veterano atacante del Bayern siguió sin puntería.

El tanto llegó a los 10 minutos en una buena acción de Raum que sirvió a la cabeza de Gnabry, quien no dio opciones al capitán «tico».

El gol clasificaba a Alemania, que a esas horas no podía pensar que la noche daría tantas vueltas.

Se estiró Costa Rica

Costa Rica, durante buena parte del partido apocopada en su área, se estiró en el tramo final del primer tiempo, con dos jugadas que pudieron significar el empate, una a la media hora en un buen centro de Bryan Oviedo que no acertó a rematar Joel Campbell y la otra en el 42 en el pie de Keysher Fuller, que obligó a Manuel Neuer a estirarse tras una cadena de errores de la defensa germana.

Era el segundo disparo a puerta de Costa Rica en todo el Mundial, pero la jugada dio a los «ticos» confianza en sus opciones.

Con Youstin Salas en el césped, Costa Rica avanzó líneas, dispuesta a complicar a la tetracampeona, que parecía atenazada por las incertidumbres sobre su futuro, que se jugaba tanto en el Al Bayt como en el Khalifa, escenario del Japón-España.

Y las noticias no eran alentadoras, porque los nipones ponían a la Roja contra las cuerdas, lo que pareció crear desconcierto en Alemania.

Una situación que supo bien aprovechar Costa Rica en una contra de Campbell por la derecha que tras un primer despeje de Neuer cayó en las botas de Yeltsin Tejeda, que logró el empate.

En paralelo Japón se adelantaba y dejaba a ambos rivales fuera de los octavos de final, aunque las calculadoras echaban humo.

Hans-Dieter Flick sabía que estaba obligado a golear y sacó la artillería. Puso en pista a Niclas Fuellkrug, autor del gol contra España y lanzó la ofensiva, que por dos veces se estrelló contra los palos de Keylor, Musiala en el 61 y uno más tarde Rudiger.

Pero de nuevo sorprendió Costa Rica con una trabada jugada que Juan Pablo Vargas en el 70 llevó a las mallas tras un error de Neuer, un gol que colocaba a Costa Rica en octavos.

La alegría duró solo tres minutos, el tiempo que tardó el recién ingresado Kai Havertz en controlar un buen balón en el área y fusilar a Navas.

El empate no valía a ninguno de los dos por el resultado del Khalifa y el partido entró en una fase de indeterminación. Alemania atacaba sin fe y Costa Rica veía infructuosos sus contragolpes.

Havertz lograba el doblete en el 84 y cinco más tarde Fullkrug conseguía su segundo tanto en este Mundial. No logrará más, porque Alemania tendrá que hacer las maletas.