Rubilar destaca necesidad de una nueva Constitución y llama a Boric a consensuar agenda legislativa con la oposición

La ex intendenta, ex ministra vocera y de Desarrollo Social, Karla Rubilar, defendió la necesidad de contar con una nueva Constitución. En entrevista con El Mercurio, Rubilar sostuvo que «la gente sigue con el anhelo de tener una nueva Constitución», al tiempo que refirió al complejo escenario que enfrenta el Gobierno en vista de la pugna que existe entre las dos coaliciones que lo sustentan.

«Lo tiene entre los sueños que cree que hay que cumplir y de los procesos que hay que cerrar. Pero fue tanta la desilusión del proceso, porque las grandes expectativas, cuando no se cumplen, generan grandes desilusiones, que yo diría que la gente quedó agotada y si bien aspira a tener una nueva Constitución cuando se le presenta la posibilidad de mecanismos para llegar a esa nueva Constitución, mientras más parecido sea al que se vivió a mi juicio más cansancio y rechazo se le tiene», manifestó.

Actualmente, la ex ministra de Sebastián Piñera trabaja en la Municipalidad de Puente Alto y como panelista en un matinal. En ese sentido, Rubilar es crítica con el rol que asumió el Gobierno de Gabriel Boric en el periodo de campaña del plebiscito del 4 de septiembre.

«Ahí creo que tuvo gran responsabilidad el Gobierno, porque el Gobierno tomó una decisión en sus primero meses de mandato de dedicarse en cuerpo y alma al proceso constituyente, congelando cualquier opción de avanzar en las preocupaciones diarias de la gente», expresó.

«Dado su nivel de compromiso con el Apruebo, es un golpe y derrota para el Gobierno y para las ideas del Gobierno que estaban plasmadas en ese texto constituyente. Entonces, tiene que decidir si asume o no el golpe. Y asumir el golpe significa hacer cosas diferentes», agregó Rubilar.

Respecto al proceso constituyente, mencionó:»De verdad creo que el proceso constituyente tiene que avanzar, tiene que ser resuelto en este mandato. Esto es, como se dijo, «sin pausa pero con prisa», porque hay que hacer las cosas bien. No hay que ponerse la soga al cuello con una fecha determinada o muy simbólica.

La dicotomía de Gabriel Boric

En ese sentido, afirmó que tras los resultados del 4 de septiembre, «es ahí donde vemos las primeras señales del Presidente con su cambio de gabinete, donde ingresan Carolina Tohá, Ana Lya Uriarte, donde se refuerza Socialismo Democrático que es pedirle llegar al corazón del comité político a quienes las bases de este conglomerado exitoso habían ninguneado, es llamar a la primera línea a quien te dedicaste a denostar y, probablemente, la fuente que te permitió generar identidad porque el Frente Amplio generó identidad a punta de diferenciarse de la Concertación y decir que ellos habían hecho las cosas mal. Este Gobierno vive atrapado en la dicotomía de los 30 pesos o los 30 años».

En relación al conclave del oficialismo que se realizará este domingo 6 de noviembre en Cerro Castillo, Karla Rubilar, mencionó que: «La pregunta va a ser si el Presidente se va a definir por el camino de la socialdemocracia para avanzar, que es más probable que tenga votos en el Congreso, que llegue a acuerdos con nosotros, que sea un camino más cercano a lo que dijo la ciudadanía el 4-S; o mantener a rajatabla lo que fue el programa de Apruebo Dignidad, que les permitió gobernar, ojo, hay que reconocerlo. Pero vuelvo a insistir en esto, él vive preso en la dicotomía de los 30 pesos del Frente Amplio o los 30 años del Socialismo Democrático y no sabemos qué va a ganar en esa definición».

Además, sostuvo que «nosotros como oposición tenemos una definición por esencia que se hizo incluso antes de que asumiera el Gobierno del Presidente Boric: ni íbamos a ser la oposición que los que hoy gobiernan habían sido con nosotros. No vamos a ser esa oposición obstructiva, destructiva, que negó la sal y el agua a todo evento, incluso con un Estallido Social, y después, sin haber salido de eso, una pandemia terrible. Al menos una parte de la oposición no tuvo ningún tapujo en pegar en el suelo si era necesario, en momentos en los cuales el país lo que más necesitaba era unidad».