Rusia amenaza con cerrar central de Zaporiya si continúan ataques de Kiev

Las acusaciones cruzadas entre Rusia y Ucrania sobre los bombardeos a la central nuclear de Zaporiyia se han convertido en el nuevo foco de tensión en la actual guerra entre estos dos países. Así este jueves 18 de agosto, Rusia declaró que el funcionamiento de la planta nuclear más grande de Europa, bajo control ruso, puede ser suspendido si no cesan los ataques de los que Moscú culpa a las fuerzas de Kiev.

Esto fue señalado por Ígor Kirillov comandante de las tropas de Densa Nuclear, Biológica y Química de Rusia: «En caso del desarrollo negativo de la situación relacionada con el bombardeo de la central nuclear por parte de Ucrania, se puede estudiar poner los reactores cinco y seis en reserva en frío, lo que conducirá al cierre de la central nuclear de Zaporiyia».

Según Kirillov, la planta nuclear «sufre ataques sistemáticos de las fuerzas armadas de Ucrania desde el 18 de julio». A lo que agrega que Ucrania y EE.UU. tratan de causar una avería en la planta atómica para impedir su explotación normal y acusar de ello a Rusia.

Las «provocaciones» de Kiev buscan además crear una zona de exclusión de hasta 30 kilómetros en torno a la central, la introducción de fuerzas internacionales y observadores extranjeros en el territorio de la planta, así como la acusación de las Fuerzas Armadas de Rusia de terrorismo nuclear, señalo el comandante recientemente.

Horas antes Rusia ya había denunciado que las autoridades ucranianas preparan una «provocación sonada» en la central de Zaporiyia durante la visita a Ucrania del secretario general de la ONU, António Guterres.