Twitter confirma el inicio de los despidos masivos

«Comenzaremos el difícil proceso de reducir nuestra plantilla global el viernes», indicó Twitter a sus empleados este jueves (03.11.2022) en un correo electrónico, lo que confirma las noticias de que existe un plan de despidos masivos en la red social desde que Elon Musk la compró hace una semana.

El mensaje decía que todos los empleados recibirán noticias el viernes por la mañana, cuando abran las oficinas en California, pero no especificaba cuántos se verán afectados. Según el Washington Post, la compañía va a despedir al 50% de los aproximadamente 7.500 empleados que tiene.

Temprano el jueves, el miedo y el temor se extendían por las oficinas de Twitter desde San Francisco hasta Singapur, debido a los recortes de empleo que se planeaban, según confirmó Reuters a través de mensajes compartidos por empleados actuales y antiguos.

Desde que el multimillonario tomó el mando ha mantenido a los empleados en la oscuridad. No se ha dirigido al personal ni ha expuesto sus planes para el futuro de la empresa, dejando que los trabajadores estudien los tableros de mensajes, los informes de noticias y los tweets de Musk y sus asesores en busca de pistas sobre su destino.

Reuniones están prohibidas

A los directivos se les ha prohibido convocar reuniones de equipo o de comunicación directa con el personal, dijo un empleado de alto nivel de Twitter, añadiendo que estaban siendo monitoreados.

«Se siente como si estuviéramos trabajando entre la Gestapo», dijeron.

Twitter no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Los empleados dejaron de publicar en los canales internos de Slack por miedo a las represalias de los nuevos jefes, y muchos de mensajería encriptada y el canal de empresa de Twitter en la aplicación Blind, que ofrece un espacio para compartir información de forma anónima.

«Estoy muy preocupado tweeps», escribió un empleado de Twitter en Blind, que verifica a los empleados a través de sus direcciones de trabajo. Los colegas de Twitter suelen referirse entre sí como «tweeps».

El comentario sólo araña la superficie del oscuro y aprensivo dentro de la compañía de medios sociales ahora controlada por Musk, mientras los empleados están esperando si seguirán teniendo trabajo este viernes.